Viviendo con el enemigo

Estándar
Repasemos los acontecimientos. Me compré una Surface Pro 2, con su bonita Type Cover. A pesar de haber querido sobrevivir con Ubuntu GNOME y haber intentado (sin éxito) instalar Antergos, he permanecido en Windows 8.1. Formateé el Mac y dejé 8.1 como único sistema operativo. Instalé Office, uso frecuentemente mis 350 GB de OneDrive, apunto mis notas en OneNote, y mi estudio de programación es Visual Studio 2013. Me han regalado además un Nokia Lumia 630 (evidentemente, Windows Phone 8.1), e incluso como reproductor de música uso MixRadio. Por último, he creado mi primera aplicación de servidor con Azure y Windows Server 2012. Eso sí, con MinGW y node.js.

¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo un aférrimo fan de GNU, defensor del software libre y conocido enemigo de Microsoft, acaba viviendo de los productos de dicha compañía, haciéndose efectivamente esclavo suya? Y sobre todo, ¿cómo es que todavía no ha destruido todo símbolo de la compañía y comprado un Lemote Yeelong donde disfrutar por siempre de gNewSense?

No, no es porque me hayan apuntado en la cabeza para que los use. No, no es porque me haya vuelto un psicópata suicida. No, no es porque me hayan castigado. Y no, ni mucho menos, no es porque piense que Microsoft es lo mejor… del todo.

Es, principalmente, por el hardware.

Tanto la Surface como el Lumia resultan ser dispositivos de una considerablemente alta calidad. Tener una tableta convertible en un portátil convertible en sobremesa, y con la suficiente potencia como para editar vídeos 4k y ejecutar múltiples máquinas virtuales simultáneamente; junto con un móvil atractivo y potente con un premio inhabitualmente bajo… lo siento, es tentador. Es demasiado bueno, y no existen dispositivos equivalentes que corran software libre. Así que con la Surface fue la primera vez que aporté dinero a Microsoft (aunque la he devuelto tantas veces que no tendré que preocuparme porque usen mi dinero contra mí), y no precisamente por usar su bonico Windows. Pero en el Lumia no puedo cambiar el sistema operativo, y en el caso de la tableta he comprobado que los sistemas (GNU)Linux todavía tiene sus problemas para ir bien con pantallas táctiles HiDPI; ya ni siquiera drivers (que se han añadido con la típica eficiencia del software libre), sino la comodidad de la interfaz gráfica (GNOME 3.14 es el primer escritorio válido como entorno de tableta, pero todavía faltan pulido y apps por todas partes). Por tanto, he de conformarme con usar el sistema que promueve tecnologías como Secure Boot y Trusted Computing, creado por la compañía que monopolizó la informática desde los 80 con software altamente cutre. Y de paso, acabas por verte “forzado” a usar la suite de Office, Internet Explorer y hasta las apps de Xbox. Pero veámoslo por el lado bueno: OneNote es una aplicación muy poderosa sin equivalente en el software libre, WinRT es sublime, y Azure me ofrece servidores virtuales gratuitos.

Y he vendido mi alma a una empresa.

🙂

Normandy, o cómo Nokia creó un caballo de Troya épico

Estándar

Antes de todo, disculpad mi repentina desaparición del blog, se me olvidó publicar algo que fuese interesante. Creo que finalmente tengo algo que hará explotar vuestros cerebros, y puedo afirmarlo sin (muy probablemente) equivocación alguna: Microsoft va a lanzar un dispositivo con Linux de serie.

Creo que los fans de Linux ya podemos hacer un Epic Breakdance Harlem Shake Gangnam Style In Your Face TEEHEE mientras sacamos el dedo medio a Microsoft. Sería divertido. Yo al menos no voy a hacerlo. Porque nunca saco el dedo medio a nadie.

Si esta afirmación te parece imposible (algo que entiendo totalmente, ya que los de Redmond son el antagonista por naturaleza del software libre), vamos a ir analizando por partes.

Septiembre de 2013. Microsoft anuncia que comprarán los departamentos de dispositivos y servicios de Nokia. Que la compra se realizaría era algo obvio, pero no se esperaba en aquél momento. ¿Se lo esperaban por entonces? No lo sé, porque ya estaban trabajando en Normandy, el Nokia de gama baja ejecutando Android bajo el capó. De hecho, hace ya más de un año, Elop no descartaba el usar el sistema del androide en sus móviles.

Diciembre de 2013, @evleaks va revelando datos del misterioso Nokia Normandy, aunque la primera foto salió en noviembre. Se difunde la noticia. Es Android. Es Nokia. Tiene el estilo de un Asha. Parecía real. Pero con Nokia en manos (creíamos) de Steve Ballmer, no había posibilidad de que el celular pasase de unos prototipos que jamás verían la luz… ¿verdad?

Enero de 2014. Lo adivináis, ¿no? Prototipos revelados. Estaban trabajando todavía en ello, nadie había dado la orden de detener el proyecto. Parecía que el día se acercaba, finalmente un Nokia sería el techo bajo el que viviría un androide.

Hoy, 10 de febrero de 2014. Rumores de que Normandy será desvelado en MWC 2014. Ya no hay más que decir. Nokia es de Microsoft. Presentan un móvil con Android. Recordemos que Android es Linux.

Microsoft ha estado siempre luchando contra Linux: poniendo barreras, blasfemándolo, insultando a sus programadores, tirando por la ventana todo tipo de colaboración, demandando por patentes… hasta que no pudieron más. Primero Hyper-V (porque usaba software licenciado con GPL y se intentó ocultar), luego Windows Azure (porque los sistemas Linux son los claros ganadores en el lado del servidor). Ahora llega el turno de que se traguen sus palabras y muestren al mundo un aparato con el kernel de Torvalds.

Ya iba siendo hora.